El Winnie The Pooh más sangriento: Así es el ‘slasher’ en el que el oso y Piglet se comerán a Ígor – Noticias de cine


‘Winnie the Pooh: Blood and Honey’ es la película de acción real dirigida por Rhys Frake-Waterfield que convierte al adorable y mítico personaje en un ser sádico y sin piedad.

La imagen que tienes de Winnie the Pooh, el adorable osito creado por A.A. Milne, va a cambiar por completo con Winnie The Pooh: Blood and Honey. Dirigida por Rhys Frake-Waterfield, la película es un ‘slasher’ sangriento en el que el protagonista es un ser sádico y sin piedad. El filme todavía no tiene fecha de estreno, pero promete ser uno de los títulos que todos los fans del cine más gore deben añadir a su lista de deseos.

Winnie The Pooh: Blood and Honey es perfecta para aquellos adultos que crecieron viendo la serie de televisión de animación y que son fans del ‘slasher’, un subgénero del terror en el que, por lo general, un psicópata mata brutalmente a sus víctimas. Y en este filme, el mítico oso es ese asesino. El filme supone uno de los primeros largometrajes de Frake-Waterfield junto a Dinosaur Prison, una historia sobre una prisión con dinosaurios en jaulas.


Las primeras imágenes de Winnie The Pooh: Blood and Honey ya pueden verse. En ellas, el oso protagonista y Piglet son representados como hombres con máscaras de un oso y de un cerdo. En palabras de su realizador, recogidas por Variety, la película sigue a estos dos personajes «como los villanos principales… en pleno desenfreno» después de ser abandonados por Christopher Robin, quien ya es adulto. «Christopher Robin se aleja de ellos y no les ha dado comida, lo que ha hecho que la vida de Pooh y Piglet sea bastante difícil».


Por esto, los protagonistas han tenido que aprender a valerse por sí mismos y se han vuelto muy salvajes. «Han vuelto a sus raíces animales. Ya no son mansos: son como un oso y un cerdo viciosos que quieren ir por ahí e intentar encontrar presas«, explica el director.

Con la escasez de comida y este regreso a sus orígenes animales, Pooh y Piglet se comerán a Ígor, el burro de la historia. «Se han vuelto cada vez más hambrientos y salvajes. Tuvieron que recurrir a comerse a Ígor. Entonces Christopher regresa con su mujer para presentarle a sus viejos amigos. Y cuando eso sucede, se enfurecen al verlos. Todo el odio que ha acumulado a lo largo de los años se desata y se vuelven locos», afirma Frake-Waterfield en Dread Central. A partir de ahí, Pooh y Piglet comienzan su viaje y terminan en una casa rural en la que encontrarán a sus nuevas víctimas.


Sobre la imagen que acabas de ver, en la que una mujer está relajándose en un ‘jacuzzi’ con los protagonistas observándola, el realizador ha contado que Pooh y Piglet utilizan cloroformo, la sacan del agua y conducen un coche sobre su cabeza.


Disney es la compañía que posee ciertos de los derechos de las historias de Milne, pero Frake-Waterfield ha podido hacer esta película porque los primeros relatos del mítico oso ya no tienen derechos de autor. La Casa de Mickey Mouse solo tiene en exclusiva el uso de las interpretaciones de los personajes. «Hemos hecho todo para asegurarnos de que la película solo se basaba en la versión de 1926», aclara el realizador.

Winnie The Pooh: Blood and Honey se rodó en 10 días en Inglaterra, no muy lejos de Ashdown Forest, uno de los lugares que sirvieron de inspiración para Milne. Según el director, la película ha buscado un equilibrio entre la comedia y el terror.

Si quieres estar al día y recibir los estrenos en tu email, apúntate a la Newsletter de SensaCine