Han pasado varios días y sigo aterrada por una de las tramas de ‘¡Nop!’ – Noticias de cine


La nueva cinta de Jordan Peele va de alienígenas, pero el auténtico terror está en otra parte.

Jordan Peele, el maestro del nuevo terror, ha estrenado película. ¡Nop! ya está disponible en cines y merece una celebración. El director ha conseguido inventar sus propias reglas del juego en un género que está atiborrado. Después de explorar la experimentación y explotación racial en Déjame salir y la clonación en Nosotros, se atreve a hacer una de aliens en su nuevo trabajo. Y, aunque me parece que ha sido muy original en su propuesta sobre seres de otro mundo, lo que realmente me ha aterrado no tiene nada que ver con eso.

En la escena inicial de ¡Nop! vemos que un chimpancé ha atacado hasta la muerte a una mujer en lo que parece un plató de televisión. Solo vemos los pies de la víctima y la sangre en la boca del animal, además de escuchar gritos aterradores, por lo que entendemos que está devorándola en sus últimos suspiros. En medio de la masacre, un zapato que, extrañamente, ha quedado de pie. Un suceso sobrenatural en un suceso catastrófico.

Con esta secuencia, la propuesta de Jordan Peele deja claras varias cosas. Para empezar, que no tiene miedo de mostrar la violencia tal y como es. No vamos a ver una película embellecida, sino que la crueldad va a aparecer en varios momentos de la trama. También nos cuenta, aunque eso ya lo descubriremos más tarde, que en la naturaleza rigen varias reglas y que el ser humano no siempre tiene el poder para controlarlas. Por encima de eso, lo que hace la secuencia inicial de ¡Nop! es crear una atmósfera de inquietud que acompaña al espectador durante el resto de la proyección.

No sé si serán los gritos desgarradores de la mujer que está siendo devorada por el animal o la violencia en un lugar -el plató de televisión- donde, a priori, todo está más que controlado, pero, desde luego, Peele implanta una sensación que muchas cintas de terror no consiguen ni en 90 minutos de metraje. Y mira que he intentado desgranar por qué esas imágenes me han dejado esta marca, pero no logro dar con una respuesta clara. 

Quizás Peele me haya hecho pensar que el ser humano está totalmente expuesto a lo impredecible. A lo largo de la cinta, los protagonistas parecen estar a expensas de lo que el alien quiera hacer con ellos, igual que la vulnerabilidad de los protagonistas de la serie del chimpancé quedó clara en el momento más inoportuno. Y lo peor es que ninguna de estas criaturas actuaba con maldad. Lo hacía, simplemente, respondiendo a su naturaleza.


Universal Pictures

Gordy en la vida real: el brutal ataque del chimpancé Travis

¡Cuidado, avisamos de que se aproximan SPOILERS! Entrada la película, descubrimos algo más sobre la secuencia inicial de ¡Nop! Jupe, el dueño del parque temático cercano al rancho de los protagonistas, cuenta que fue el niño actor de la serie Gordy’s Home. Él fue testigo de cómo el chimpancé que daba vida a su compañero de aventuras se volvía loco durante más de 6 minutos. En ese tiempo, golpeó hasta la muerte al resto de actores y devoró la cara de la joven Mary Jo Elliott, la otra niña de la serie. El animal estaba aturdido y, tras recuperarse, se acercó a Jupe buscando su apoyo, pero justo en ese momento fue abatido por la policía.

La escena está narrada de manera brutal, pero la sensación que deja empeora al descubrir que hubo un caso real muy similar en 2009. Sandra y Jerome Herold criaron a Travis el chimpancé desde que éste era muy pequeño. Lo trataban como si fuera su hijo, vistiéndole a diario, durmiendo con él y dándole helado. Travis adoptó manías humanas y se convirtió en una celebridad. En 2009, una amiga de Sandra se encontraba en su casa de visita cuando Travis la atacó brutalmente. Su cara quedó totalmente desfigurada y requirió un gran número de operaciones, incluyendo un transplante facial.

No está claro si Jordan Peele se basó en este caso para desarrollar la cinta, pero hace unas semanas salió a relucir un ‘tweet’ que el director escribió hace 8 años y que adelanta la historia de Gordy: «Soñé que un bebé chimpancé atacaba a algunas personas y luego corría hacia mí y me abrazaba todo asustado. Me desperté con lágrimas en la cara». De nuevo, esa sensación inconsolable en mitad de la violencia más salvaje. No sé que ha hecho Peele conmigo, pero que lo siga haciendo muchos años más.

Si quieres estar al día y recibir los estrenos en tu mail apúntate a nuestra Newsletter