‘La hija’. Puertas, motores y un río: así compuso Vetusta Morla la banda sonora de este ‘thriller’ – Noticias de cine



La inquietante película de Manuel Martín Cuenca cuenta con la peculiar banda sonora del grupo madrileño que usó sonidos del lugar de rodaje para componerla.

El pitido constante de la puerta de un coche que se ha dejado abierta, un río o el sonido de una puerta son algunos de los ingredientes con los que el grupo Vetusta Morla creó la banda sonora de La hija, el thriller de Manuel Martín Cuenca estrenada la semana pasada. Se trata de la primera banda sonora que compone la banda y con un excelente resultado en el que la atmósfera sonora va degradándose y convirtiéndose en cada vez más angustiante. 

La hija, protagonizada por Javier Gutiérrez, Patricia López Arnáiz e Irene Virgüez, cuenta la historia de una adolescente embarazada que se fuga del centro de menores donde vive. Se refugia en casa de su profesor y su mujer que anhelan tener un bebé desde hace años sin éxito. La niña y el matrimonio llegan a un acuerdo para quedarse con el bebé que espera la estudiante, pero la niña cambia de opinión y las cosas se complican.

Juanma Latorre, guitarrista y compositor de Vetusta Mola, recuerda en una entrevista con SensaCine que leyeron el guión y fueron trabajando con escenas premontadas para ir construyendo el relato sonoro de la película.

«Empezamos de manera inocente, como esos personajes en plena primavera con la esperanza de que todo va a ir bien, y luego esos mismos sonidos se van convirtiendo en algo más atormentado y angustioso, como La hija», recuerda.

Era la primera vez que Vetusta Morla se enfrentera al reto de poner la música a una película. Fue el propio director, Manuel Martín Cuenca, quien contactó con Guille Galván, voz y guitarra de la banda, para hacerle la propuesta. «Nos propuso que no partiera de los instrumentos convencionales sino crear una paleta que partiera de los propios sonidos de la película. La hija es muy austera, ancestral y despojada de todo lo que no es básico. Así convertíamos ambientes de la película, sonidos de las puertas, en una orquesta electrónica, como si fueramos luthiers electrónicos de sonidos existentes de tal manera que cuando entra la música no sabes muy bien si es la música o el sonido ambiente de la película», explica Galván.

Una vez que localizaron algunos sonidos que podían resultarles interesantes, los digitalizaron para poder convertirlos en instrumentos. Gran parte de esta tarea recayó en David García, batería y percusionista de la banda. «Usábamos sonidos de la película pero también busqué elementos de la música tradicional del lugar de rodaje, como un pandero cuadrado que se sampleaba y se construían los ritmos en aparatos electrónicos donde se podían modificar. O por ejemplo el sonido de la alarma del coche cuando se queda abierto se acaba convirtiendo en un elemento de ritmo musical», explica a SensaCine el músico.

‘La hija’, la primera vez en el cine de Sofian El Ben e Irene Virgüez: «Fue raro verme en pantalla. Veía a otra persona que tenía mi físico»

La banda, que trabaja como un colectivo, se coordinó con Manuel en el camino que seguir en plena pandemia, ya que el confinamiento llegó cuando estaban en pleno rodaje.

«Este trabajo era perfecto para trabajar en casa porque pudimos investigar una vez que habiamos capturado los sonidos. Era casi como si fuéramos científicos experimentando con los sonidos, íbamos compartiendo instrumentos y que lo electrónico viniera de la raíz de los sonidos de la naturaleza y de forma muy participativa», recuerda García.

Una nana aterradora

En la película querían que hubiera una nana. Iba a ser algo pequeñito, pero la canción durante el rodaje fue creciendo y se acabó convirtiendo en una canción completa con la que se cierra la película. «Queríamos una nana que pareciera una canción antigua como de la Guerra Civil, o de los años 30. Y con una letra un poco tétrica, pero es algo muy habitual en las nanas que tienen mucho chantaje y un punto inquietante y angustioso, de cuidado maternal y de refugio pero además angustioso», recuerda Latorre.

‘La hija’: un brillante drama envenenado de ‘thriller’

Pucho, el cantante, explica que la experiencia ha sido muy interesante y estarán encantados de volver a repetir ya que a la banda disfruta interviniendo en distintas artes. Y cree que algo está ocurriendo en la confluencia de cine y música en este año, porque además de La hija, son muy potentes la propuesta musical en La Abuela o incluso en Quién lo impide, de Jonás Trueba.

«Está habiendo muchas propuestas interesantes en las bandas sonoras y está habiendonuna transversalidad muy interesante tanto en España pero a nivel internacional hay muchos artistas de rock que están cada vez más habitualente en los créditos de las películas, donde cada vez va siendo menos habitual encontrar BSO sinfónicas», explica el cantante.

Para construir la BSO de La Hija hubo sobre la mesa varias referencias. El trabajo de la serie Chernóbyl, en la que el sonido es casi un personaje más, o incluso la Banda sonora de The Knick, que es una serie que ocurre a principios del siglo XX, y musicalmente es un puro anacronismo de contraste. «Funciona muy bien y permite hacer una propuesta muy interesante en un contexto en el que hay tanta creación, los músicos estamos también estamos haciendo sonidos audiovoisuales y paisajes emocionales que también nos contamina, abres la ventana y como músicos vamos a ampliar nuestros aprendizajes», concluye Galván.

Aquí puedes ver la entrevista con los protagonistas de La Hija en el Tolchow de Twitch.tv

La hija está actualmente en cines y puedes comprar tu entrada aquí.

Si no sabes qué ver y quieres recibir los estrenos en tu mail apúntate a nuestra Newsletter