‘Matrix Resurrections’, una película «extraña» pero «disfrutable» que apuesta por la autoparodia – Noticias de cine



Neo regresa en la cuarta entrega de la saga de ciencia ficción de las Wachowski. Estreno en cines españoles el 22 de diciembre.

Ha llegado el momento de reencontrarnos con Neo. Matrix Resurrections se estrena en cines el 22 de diciembre y todavía hay muchas cosas que nos preguntamos. ¿Qué ha pasado en estos 20 años? ¿Por qué estos personajes vuelven a Matrix? ¿Neo no había muerto? ¿Qué les ha llevado a juntarse una vez más? La saga quedó zanjada con Matrix Revolutions, la tercera entrega, por lo que Lana Wachowski ha tenido que invertir gran parte del metraje en dar respuesta a todas esas preguntas. Alejandro G. Calvo, ‘publisher’ y crítico de SensaCine ya ha visto la cinta y sentencia: Todo queda explicado. También afirma que ha disfrutado mucho con la película, pero, al mismo tiempo, la encuentra extrañísima.

«En general estoy bastante a favor de la película, pero es cierto que sentía estupefacción ante lo que estaba viendo. A todos los niveles. Disfrutaba, pero también alucinaba y me preguntaba ‘¿qué está pasando aquí?’. Es una sensación extraña que termina por congeniar en determinados momentos«, cuenta el crítico en el vídeo que puedes ver sobre estas líneas.

Partimos de Matrix (1999), una película visionaria que se estableció como pilar de la ciencia ficción contemporánea. Aquí hay una fusión extraña entre la cinta del 99 y la cuarta entrega. El nuevo filme funciona como altar para ensalzar el Matrix original. De manera constante aparecen pequeños destellos y secuencias de la cinta original, como si fuera una especie de tótem al que adorar, al mismo tiempo que da entereza a la historia de la actual.

Es un mecanismo extrañísimo, pero, a la vez, hay un esfuerzo increíble -que ahora mismo no sé si está logrado o es denodado- para dar entereza y cuerpo a esta nueva película. Dentro de lo loca que me ha parecido, creo que tiene bastante sentido en los tiempos que corren», señala Alejandro G. Calvo.

Matrix 4 sigue el patrón de toda producción del Hollywood moderno, lleno de ‘revivals’, ‘reboots’, secuelas y todo tipo de resurgimientos de clásicos. En este sentido, la película es muy autoconsciente de sí misma. Contiene una crítica implícita a su propia existencia; es decir, al hecho de que la industria se apoye en las cintas que triunfaron hace décadas sin apostar por nuevos relatos. «Hay un momento en que se verbaliza que esto [la producción de Matrix 4] se ha tenido que hacer casi por obligación. Es una autoparodia que busca conectar con el espectador, pero, al mismo tiempo, tiene una gran voluntad de que todo tenga credibilidad y sea una película que funcione por sí sola«, señala G. Calvo.

‘Matrix Resurrections’: 3 preguntas y una teoría sobre la nueva realidad de Neo y Trinity antes de su estreno

Lana Wachowski, que en esta ocasión desarrolla la cinta sin su hermana Lily, es muy consciente de lo que está haciendo. Tras el estreno de Revolutions, las cineastas negaron cualquier posibilidad de regresar a la franquicia. Sin embargo, los rumores siempre las han acompañado y el estudio siempre ha estado dispuesto a abrirles la puerta. Wachowski vuelve a la saga como queriendo decir: «Entendemos que, hasta cierto punto, nos podemos reír de lo que estamos viendo». Una vez realizada esta declaración de intenciones, el filme se toma en serio y se vuelve «bastante disfrutable», como opina G. Calvo.

Lo hace con la doble capa de crear una ficción que funcione para el espectador contemporáneo pero sin dejar de ser una autoficción que se ejecuta frente al pasado reconocido

Matrix Resurrections presenta un gran cambio frente a sus predecesoras: Reloaded y Revolutions. En esta ocasión, la trama romántica gana peso y es lo que sustenta la trama. «Es una película tremendamente romántica dentro del universo Matrix. Es decir, con toda la acción y parafernalia de los robots, las máquinas, las ciudades… Pero han dejado que el motor de la cinta sea la profunda historia de amor entre Neo y Trinity», dice el crítico de SensaCine.

¿Cuál es la conclusión, entonces? Alejandro G. Calvo lo tiene claro: le ha gustado, pero no se quita de encima esa sensación de estupefacción. «Matrix Resurrections mezcla muchas cosas, hay un batiburrillo enorme de conceptos, de secuencias de acción, de explicaciones que la hacen realmente una película muy extraña. Yo he pasado un buen rato viéndola y creo que, en general, la gente tendrá esa sensación de estar alucinando y no entender qué está pasando, pero crea espacios para la satisfacción».

Matrix Resurrections llega a los cines el 22 de diciembre. En su reparto, un Keanu Reeves que está «perfecto», muy en la línea de John Wick, una saga que gana seguidores con cada nueva entrega. También regresa Carrie-Anne Moss para dar vida a la poderosa Trinity. Entre las nuevas caras, Yahya Abdul-Mateen II, que sustituye a Laurence Fishburne como Morfeo, Neil Patrick Harris dando vida al terapeuta de Neo y Jonathan Groff, el nuevo agente Smith al que dio vida Hugo Weaving en las películas anteriores.

Si quieres estar al día y recibir los estrenos en tu mail apúntate a nuestra Newsletter