‘Pam & Tommy’: la increíble transformación de los actores de la serie – Noticias de cine


Puedes disfrutar de la ficción protagonizada por Lily James y Sebastian Stan en Disney+.

Pam & Tommy es la nueva serie de televisión que puedes ver en España a través de Disney+ y que narra la el ‘sex tape’ protagonizado por Pamela Anderson y su marido a mediados de 1995. Por si no los habías reconocido, que es muy probable, los actores encargados de dar vida a la pareja en la ficción son Lily James y Sebastian Stan, intérpretes que han vivido una transformación física donde las haya para encarnar a la famosa pareja. 

Después de que Rand Gauthier, un electricista que había trabajado en la residencia de Malibú del matrimonio y estaba indignado por las condiciones de su despido, robara el video íntimo de ambos y que  generó tal revuelo que se hizo viral a nivel mundial. Ahora, casi 30 años después, se lleva su historia a la pequeña pantalla. Jornadas de cuatro horas en la sala de maquillaje y peluquería, y largas lecciones de batería ha sido lo que les ha esperado a sus protagonistas para convertirse en el matrimonio más mediático de mitad de los años 90.

UNA PREPARACIÓN EXHASUTIVA

«Estaba en la silla de maquillaje a las 3:30 de la mañana, y pasaba por este proceso de cuatro horas para ponerme en el aspecto de Pamela«, asegura James a Entertainment Weekly. Para calentar motores y entrar en el ambiente, la intérprete tenía durante estas horas una lista de reproducción de los años 90. Primero la intérprete se colocaba la peluga, y después era el turno de las prótesis, tanto de pecho como en la cara. 


Exploramos montones de prótesis diferentes, como la nariz, la barbilla, las cejas, la frente, pero al final lo redujimos todo lo posible. No queríamos que hubiera demasiada diferencia entre mis expresiones y yo [James]

Para la prótesis del pecho, la intérpreta asegura lo siguiente a EW: «Nunca, nunca sabrías que no eran mías. Era impactante». Sin embargo, debido al proceso que debía llevar a cabo para ponérselo, finalmente se redujo su uso a determinadas escenas. «Al final, como tardaba tanto en ponérmelo, no lo llevaba tanto como quería. Hicimos una especie de trampa con mis propias tetas y nos las ingeniamos para camuflarlas y fingir la ilusión de que eran más grandes».

UN ENTRENAMIENTO EXIGENTE

Para adoptar una figura lo más parecida posible a Anderson, la protagonista tuvo un entrenador personal Matt Bevan, quien trabajó con Daisy Ridley para la saga de Star Wars, y seguía meses antes y durante el rodaje un riguroso entrenamiento. «Me obligaba a hacer todo el trabajo y a leer el guión en una máquina de correr«, dice riendo. «Y también hice boxeo con un tipo muy guay en Los Ángeles, que también me encanta, siendo físicamente fuerte como si pudiera literalmente golpear a alguien».

Una vez a la semana, James se ponía un bronceado oscuro en spray para que su complexión fuera más adecuada a la de una estrella de la televisión que pasaba la mayor parte del tiempo rodando en una playa de Los Ángeles. Y cada día, se maquillaba con un bronceado adicional para igualar el color y asegurarse de que tenía el tono adecuado… en todo el cuerpo. «No podía creer lo pálida que estaba antes. Me pongo pálida y un poco morena, pero no del todo. Así que me hice muy buena amiga de mi bronceador en spray», bromea James. 

Después de toda la preparación física, la selección de prótesis y todo lo necesario para que James fuera Pamela al 100% solo quedaba esperar al resultado final. La primera vez que James se miró al espejo se quedó alucinada. «Me encantó. Era tan salvaje«, asegura la actriz. Tal era la entrega al papel, que después de los rodajes seguía adoptando el acento americano e incluso llevaba una peluca rubia en su día a día fuera de las cámaras. 

DE SEBASTIAN A TOMMY

Aunque la transformación de Stan no fue tan grande ni elaborada como la de su compañera de reparto, el actor tenía que aplicarse todos los días los tatuajes de su personaje, incluyendo los pearcing, ninguno era verdadero. Además para adoptar la misma figura física, el intérprete se sometío a una exigente dieta y entrenamiento. 


Pero no solo su transformación tuvo que ver con la apariencia física, el intérpre se tomó muy en serio su preparación para el papel y meses antes de la producción estuvo viendo entrevistas de Tommy Lee en YouTube, leyendo su autobiografía Tommyland y el libro The Dirt: Confessions of the World’s Most Notorious Rock Band

Cuando interpretas a alguien que viene de la vida real, la historia está ahí, eres un periodista en ese momento. Investiga todo lo que pueda y trata de entender lo mejor posible [Stan]

Pero además, Stan debía adoptar el perfil músico de Lee. Se pasó meses aprendiendo a tocar la batería: «Se me hincharon los dedos durante una buena semana y media. No paraba de hacerme daño». El director de la serie, Craig Gillespie, acabó impresionado con el trabajo de ambos protagonistas: «No se trataba de imitar, sino de intentar captar la esencia de lo que eran Pamela Anderson y Lee. Esa es la parte difícil, y creo que ambos lo lograron».