¿Por qué sigo haciendo ésto? Sobrevivo a la última locura gore de Nicolas Cage en Prime Video – Noticias de cine


Atrás quedaron los tiempos en los que el actor californiano trabajaba a las órdenes de Francis Ford Coppola, Martin Scorsese o David Lynch. En la actualidad, el intérprete compagina trabajos de autor con producciones mediocres.

Todos los cinéfilos tenemos algún placer culpable: esas películas o intérpretes que sabemos que son malos pero aún así le guardamos todo nuestro cariño y devoción. En mi caso es el actor Nicolas Cage. Mi admiración por por el actor californiano comenzó a mediados de los años 90 cuando, tras alzarse flamantemente con el Oscar a la Mejor Interpretación Masculina por su papel en Leaving las Vegas, el prolífico sobrino de Francis Ford Coppola se convirtió en la mayor estrella del cine de acción en Hollywood. Por aquellos tiempos, la carrera de dos tótems como Arnold Schwarzenegger y Sylvester Stallone comenzaba a dar síntomas de fatiga y el espectador andaba a la búsqueda de un nuevo de héroe más de a pie, que tomase el relevo de otra figura de culto del celuloide: Bruce Willis.

Fue en el momento en el que un joven director con sólo una película a sus espaldas (Dos policías rebeldes) llamado Michael Bay seleccionaría a Cage como co-protagonista, junto a Sean Connery, de la adrenalínica cinta La roca. Tras conseguir el premio de la Academia al mejor actor por un papel con gran carga dramática, el intérprete californiano cambiaba de registro para ponerse en la piel de un químico del FBI que es enviado a una misión suicida en la cárcel de Alcatraz donde deberá acabar con los planes de unos ex militares que se han hecho con una letal sustancia con la que pretenden chantajear al gobierno de Estados Unidos. Después de este taquillazo llegaron a sus manos otros roles similares como Con Air (Convictos en el aire), Cara a cara, 60 segundos o La búsqueda.

Cage ya era uno de los actores más reputados de Hollywood y estuvo a punto de cumplir su sueño de juventud cuando el director Tim Burton le llamó para ponerse en la piel de su personaje favorito del cómic en Superman Lives. Pero, el proyecto se canceló y Cage sufrió uno de los grandes reveses de su carrera. A aquella cancelación, como si de un mal presagio se tratase, le siguieron algunas nubes negras que sobrevolaron la vida personal de Nicolas Cage: divorcios, escándalos y la bancarrota. Convertido, a su pesar, en un meme de Internet, el protagonista de Arizona Baby se vio relegado a protagonizar producciones cada vez más precarias con tal de poder hacer frente a las deudas que ahogaban su maltrecha economía. Fue entonces cuando tuvo que firmar por producciones tan disparatadas como Desterrado, Desaparecidos sin rastro o la infame Hombres de valor.


splendid film GmbH

Cuando parecía que la carrera de Cage tomaba el camino del cine independiente de calidad con aplaudidas producciones como Mandy o Pig, el actor firmaba con la compañía Screen Media para protagonizar Willys Wonderland, filme con una curiosa premisa: la leyenda de Hollywood tenía que enfrentarse en esta comedia de terror con toques de acción a un grupo de mascotas animatrónicas en una cinta que prometía a un Cage desatado y grandes dosis de diversión y gore. Pero, lamentablemente, todo se queda en agua de borrajas.

Nicolas Cage, su castillo y su tumba-pirámide: 10 datos locos por los que amar al protagonista de ‘El insoportable peso de un talento descomunal’

Dirigida por el especialista en cine de serie B Kevin Lewis el filme arranca con unos títulos de crédito que recuerdan al formato de letra que usaban computadoras de antaño como el Commodore 64 o el Spectrum, lo que da pistas sobre el tipo de producción de bajo presupuesto al que nos vamos a enfrentar. Nicolas Cage interpreta a un tipo duro que circula por una carretera, hasta que su vehículo revienta las ruedas tras pasar por encima de una trampa de clavos. Tras el incidente será recogido por un amable transportista que se ofrece a llevar el coche a su taller, y allí le comunica que tiene que pagar el arreglo pero que lamentablemente no puede pagar con tarjeta de crédito ni hay ningún cajero automático en el que pueda sacar dinero. Para abonar la deuda de la reparación, le ofrece trabajar en un lugar que antaño fue un local donde los niños del pueblo celebraban cumpleaños y fiestas, llamado Willy’s Wonderland. Allí comenzará a limpiar el destartalado lugar rodeado de unos animatrónicos de lo más siniestro. Mientras, unos jóvenes del pueblo se dirigen al lugar con la intención de reducir a cenizas Willy’s Wonderland ya que allí parece haber algo maligno.

Tras su estreno, la crítica se cebó con ella. Por ejemplo, el periodista Kevin Maher de The Times la definió como “una chapuza que no da miedo y no tiene ingenio«. También Donald Clarke escribió sobre ella en el Irish Times: «Si no te apuntan con una lanza a la cabeza difícilmente dirías que es una buena película».  Brian Tallerico de rogerebert.com va un paso más allá y la describe como “una película que parece concebida durante un juego de beber. Estaban todos borrachos y apostaron a ver quién salía con la idea más ridícula para producir».


splendid film GmbH

A pesar de que puede parecer atractiva la idea el ver una batalla entre un Cage que no pronuncia una sola palabra en toda película -y que hace uso de todo tipo de poses y gestos marca de la casa- partiéndose la cara con unos animatrónicos, mientras consume refrescos -como una suerte de Popeye- mientras juega al pinball, la broma se hace demasiado larga (y eso que no llega a los 90 minutos de duración). Desconozco porqué -salvo el hecho de pagar las facturas- Cage se ha metido en tan paupérrima obra, de escasos valores de producción, que rezuma aroma a cine de bajísimo presupuesto por sus cuatro costados. Al intérprete californiano le acompaña un joven reparto de caras desconocidas cuyas interpretaciones no llegan a sonrojar, pero se quedan muy justas. Si bien, es justo decir que la película no se toma en serio a sí misma en ningún momento y que no se han cortado con la cantidad de sangre y gore que vemos en la gran pantalla.

Willy’s Wonderland se encuentra disponible dentro del catálogo de Amazon Prime Video, junto a otras películas del actor como Color Out of Space, Jiu Jitsu o Como perros salvajes. Todavía se puede disfrutar en cines de la divertidísima comedia El insoportable peso de un talento descomunal en la que Cage se interpreta a sí mismo y cuyo tráiler os dejamos bajo estas líneas.