Una de las escenas más absurdas de ‘No mires arriba’ se repite en un telediario real: «Estemos felices por el clima» – Noticias de cine



Fue una de las películas más comentadas de 2021 por su capacidad de dividir al público, pero arrasó en Netflix con su historia de dos científicos alertando del fin del mundo a una población que no quería enterarse.

Tanto si estás entre los que la odiaron o entre los que la consideran una de las mejores películas de 2021, estamos seguros que no has olvidado No mires arriba, la divisiva película de Netflix dirigida por Adam McKay y protagonizada por un auténtico cóctel de estrellas pero principalmente por Jennifer Lawrence y Leonardo DiCaprio.

En la película, una sátira de ciencia ficción que abordaba el tema del cambio climático, una joven y brillante científica que está terminando su posgrado en Astronomía,  Kate Dibiasky (Lawrence), hace un preocupante descubrimiento: un meteorito va a colisionar, con toda probabilidad, contra el planeta Tierra y va a destruirlo todo en apenas unos meses. Tanto ella como su profesor, el doctor Randall Mindy (Di Caprio), quedan horrorizados por lo que acaban de comprobar, pero el impacto real llega cuando intentan contárselo al mundo.

A pesar de sus intentos por advertir tanto al gobierno como al resto de la población, la humanidad parece decidida a tomárselo a broma por muchas pruebas que les presenten. Y es que a nadie parece venirle bien el fin del mundo en ese momento. De hecho, uno de los momentos más absurdos de la película de McKay tiene lugar en un plató de televisión, cuando, tras haber sido ignorados en la Casa Blanca, los científicos deciden contar al mundo lo que ocurre en un pograma matinal de máxima audiencia. Sin embargo, los presentadores, interpretados por Cate Blanchett y Tyler Perry, no parecen interesados en el tono catastrofista de lo que les están contando, se lo toman a broma. «¡¿No estamos siendo claros?! Les estamos diciendo que el planeta entero está a punto de ser destruido», alerta el personaje de Lawrence visiblemente acogonjado. «Bueno, aquí tratamos de quitarle hierro las malas noticias», le contestaba la presentadora.

Lamentablemente, y como suele decirse, a veces la realidad es capaz de superar la ficción y esta semana veíamos cómo se producía una situación preocupantemente similar en un programa real de noticias en Reino Unido.

Editado y publicado por una usuaria de Twitter en un vídeo que ya está dando la vuelta al mundo, el clip que puedes ver sobre estas líneas incluye el momento de gran incredulidad de Dibiaski junto a la intervención de un meteorólogo real advirtiendo de una ola de calor brutal en Reino Unidos que promete provocar una serie de muertes relacionadas con las altas temperaturas. Una situación que llevamos experimentando semanas, que no promete mejorar y que sin duda supone una importante alerta sobre los peligros del cambio climático y su empeoramiento si no comienzan a tomarse importantes medidas.

Sin embargo, una de las presentadoras del programa se muestra visiblemente incómoda con lo que está contando el experto, le interrumpe y le dice que prefiere que «estar feliz , uno de los anfitriones interrumpe al meteorólogo y le explica que prefiere que «estemos felices por el clima». Un comentario que empeora aún más cuando bromea asegurando que a veces los meteorólogos resultan «fatalistas».

Prefiero que estemos contentos con el tiempo

«Es absolutamente genial, hay 20 grados aquí», contestaba el experto ante la pregunta de la presentadora sobre el tiempo que hacía en ese momento en que se encontraba en la calle. «Pero hablando en serio, amigos, a principios de la próxima semana, pueden olvidarse de los 20 grados, bien podrían ser 40 grados. Creo que habrá cientos, si no miles de muertes, a principios de las próximas semanas. Los gráficos que puedo ver frente a mí son aterradores, por lo que a todos nos gusta el buen clima, pero este no será un buen clima, será un clima potencialmente letal durante un par de días».

«Prefiero que estemos contentos con el tiempo», le contesta la presentadora. «No sé si les ha pasado algo a los meteorólogos que los vuelve un poco fatalistas y presagiadores de la fatalidad», sentencia medio en broma medio en serio.

Una situación real tan absurda como las que vimos en No mires arriba pero que, preocupantemente, no es ficción y nos hace preguntarnos si realmente estamos tan locos como para no verlo. Sí, lo que ocurre en la película de Netflix es mucho más extremo, pero es difícil no ver las similitudes.

«La idea detrás de esto era ‘¿Cómo sacamos a la luz este tema tan urgente?'», explicó McKay sobre su película tras las primeras críticas negativas. «La ciencia nos dice que el problema está ocurriendo ahora mismo y es mucho peor de lo que pensábamos. Sentí que la risa era una buena manera de hacerlo porque si te estás riendo, inherentemente tienes cierta perspectiva».

Si quieres estar al día y recibir los estrenos en tu mail apúntate a nuestra Newsletter